Saltar al contenido

Rituales con velas azules

Se dice que las velas azules tienen el poder de reconfortar, por lo que se utilizan a menudo en los rituales para ayudar a las personas en los momentos difíciles. ¿Para qué se utilizan las velas azules en los rituales?

rituales con velas azules para buenas vibraciones

¿A quién no le gusta un buen ritual? Ya sea encender una vela azul y sentarse a meditar, o caminar con velas azules y recitar una oración, los rituales pueden ser increíblemente reconfortantes y catárticos.

Si no estás familiarizado con esta tradición, te explicamos el significado de las velas azules y su uso en rituales de amor.

Ritual con vela azul para el amor

Este es un ritual tradicional que te ayudará a descubrir si una persona específica está enamorada de ti o no. Para el ritual vas a necesitar tres elementos:

  1. Una vela azul
  2. Un libro blanco
  3. Un bolígrafo con tinta azul.

Antes de comenzar a realizar este poderoso ritual, debes concentrarte en lo que vas a hacer. Piensa en el objetivo que persigues y que lo que estás haciendo.

Estos son los pasos que debes seguir para el ritual:

  • Toma un papel blanco normal para este ritual y escribe el nombre de la persona en forma de corazón, utilizando el bolígrafo de tinta azul.
  • Luego coloca una vela azul encima del papel. Enciéndela y déjala arder durante seis minutos.
  • Mientras la vela está encendida, debes pensar en esa persona, ya sea hombre o mujer, que es especial para ti.
  • Concéntrate en el amor que sientes y el deseo de estar con él / ella, mira su nombre.
  • Apaga la vela y ahora es el momento de la parte fundamental de este ritual.
  • Debes contar la cantidad de gotas de cera que han caído sobre el papel.
  • Si no ha caído ninguna, probablemente tenga su corazón ocupado por otra persona.
  • Si han caído de dos a seis gotas, su corazón no está seguro de ti.
  • Si han caído más de seis gotas, lo más probable es que su corazón esté libre, y hasta puedas ser una de las opciones.

👉 Lee también: Rituales con velas


El color azul se asocia con la pureza, la paz y la calma. Las llamas de una vela azul pueden ayudar a iluminar el estado de ánimo y suscitar el romance. Para alguien que busca el amor, un ritual con velas azules puede ser una forma encantadora de lanzar un hechizo para atraer a la pareja.

El ritual debe realizarse bajo la luz de la luna, y la vela debe estar encendida durante unos minutos antes de apagarse. Si estás dispuesta a esforzarte por encontrar el amor, el ritual de la vela azul puede ser justo el impulso que necesitas. Sólo tienes que asegurarte de encenderla cuando el estado de ánimo sea el adecuado y dejar que el hechizo haga su magia.

¿Para qué sirven las velas azules en un ritual?

Las velas azules se utilizan a menudo en los rituales y en la práctica mágica con distintos fines. Por ejemplo, el azul se asocia a menudo con la estabilidad, la confianza y la calma, lo que lo convierte en un color útil para los rituales diseñados para promover estas cualidades o para ayudarte a sentirte más centrado.

vela azul uso en rituales y hechizos

Las velas azules también pueden utilizarse para ayudar en la comunicación con los espíritus y para proporcionar protección durante los viajes espirituales u otras formas de trabajo mágico. En algunos casos, incluso pueden utilizarse para desterrar energías negativas o exorcizar espíritus no deseados.

Sea cual sea el propósito, las velas azules son una herramienta versátil que puede utilizarse en una variedad de prácticas rituales para apoyar y mejorar tus objetivos mágicos.

El azul da paz, calma, armonía, satisfacción, dicha, unidad y comprensión de los reinos espirituales. El azul es uno de los colores asociados con Occidente y el elemento Agua, es el color del trabajo emocional, calma y refresca.

Usa una vela azul si te sientes indeciso, nervioso o no puede pensar con claridad. Una vela azul también te ayudará si le falta fe, esperanza o coraje.

Las velas azules proporcionan un entorno perfecto para los momentos de reflexión y tranquilidad interior.

Al elegir una vela azul, es importante tener en cuenta el tono del color y su significado en relación con la ocasión. Si la intención es crear una sensación de serenidad, considera la posibilidad de elegir un azul más claro, como el azul cielo.

Del mismo modo, una vela azul oscuro puede ser una mala elección para un funeral u otra ocasión triste, ya que puede crear una sensación de melancolía más que de serenidad. Por lo tanto, es importante tener en cuenta el significado de la vela azul a la hora de elegir el tono adecuado para el resultado deseado.

El color azul se ha asociado durante mucho tiempo con la calma, la paz y la serenidad, y es algo que también se traduce en el uso de una vela azul en un ritual o un trabajo de hechizo.

Se cree que el color azul tiene estas cualidades porque es el color de las aguas profundas y tranquilas y del cielo, que son fuentes de estabilidad y tranquilidad en momentos de ansiedad o incertidumbre.

Además, el color azul es tranquilizador porque señala la presencia de agua en nuestro entorno, lo que puede ayudar a calmar los espíritus nerviosos o agitados. Por último, el azul es un color sagrado para muchas culturas porque se considera un símbolo de la energía divina.

Velas azules y brujería

La vela azul se ha asociado durante mucho tiempo a la brujería. El color azul se ha asociado durante mucho tiempo con la luna y los ciclos de la vida y la muerte, y la propia vela es una fuente de fuego, que se ha asociado durante mucho tiempo con la magia y los hechizos.

Además, la vela azul representa el elemento agua, que se asocia con la intuición y las capacidades psíquicas. La vela azul se suele utilizar en la meditación y en los hechizos que pretenden aportar claridad y perspicacia a una situación.

La vela también puede utilizarse para aportar calma y tranquilidad, y para fomentar la empatía y la comprensión. Cuando está encendida, la vela azul crea una atmósfera tranquilizadora y pacífica, propicia para la meditación y la magia.

De este modo, las velas de color azul han servido durante mucho tiempo en los rituales, como marcador de espiritualidad y conexión con lo divino.