Saltar al contenido

Rituales egipcios

La civilización egipcia posee una de las culturas más ricas en mística, albergando miles de rituales y hechizos que fueron desarrollándose a lo largo de los años y que formaron una parte sumamente importante de su cotidianidad, hasta el fin de la religión egipcia.

En cuanto a los rituales egipcios, predomina el conocimiento de los ritos funerarios o mortuorios difundidos ampliamente por el cine y la televisión, siendo sus máximos exponentes las momias.

Sin embargo, los rituales egipcios iban más allá y se enmarcaban no sólo en la muerte, sino en la actividad diaria de los ciudadanos egipcios y de las fuerzas que regían el estado como tal, en la figura del faraón.

Ritos funerarios del antiguo Egipto

En el antiguo egipcio predominaba la creencia de que había vida más allá de la muerte, de que se podía alcanzar la inmortalidad tras un trance, pero para que esto fuera posible, era necesario erigir una serie de rituales para poder dar ese salto.

La momificación, es uno de los rituales ancestrales más importantes de Egipto, de los que se ha podido conseguir evidencia física tras las excavaciones y que, además, nos dan una idea bastante acertada a la realidad de la importancia de la mística y los ritos para los egipcios de esos tiempos.

rituales religiosos egipcios

La idea general de los ritos mortuorios o funerarios, era la de preparar el cuerpo del difunto para poder seguir alojando la esencia de su ser en su nueva existencia, de manera que se aplicaban procedimientos para la remoción de vísceras y preservación de tejidos.

Además, se tenía la costumbre de acompañar el cuerpo del difunto, con varias de sus pertenencias más importantes que pudiese necesitar en la otra vida, ya fuesen tazas y vasos, u objetos de lujo, según su poder adquisitivo.

Sin embargo, esto no era suficiente y hacía falta ejercer el uso de la palabra, de la magia por parte de los sacerdotes, como en el rito de la apertura de la boca que permitía que la momia pudiera hablar y respirar en el más allá.

Sin dejar de lado la importancia de la inclusión de textos mortuorios en el féretro del difunto, una serie de folios que contenían hechizos para facilitar el paso hacia el más allá. El texto mortuorio por excelencia se conoce hoy como Libro de los Muertos.

Los tipos de recintos funerarios que se utilizaron en el antiguo Egipto fueron las pirámides, mastabas e hipogeos.

Magia egipcia

La magia en Egipto era conocida como Heka y, por lo general, era utilizada con fines de protección, sin dejar de mencionar que algunos personajes descarriados llegaban a utilizar sus conocimientos místicos con fines de ataque o negativos, practicando la magia negra.

La magia egipcia era utilizada por los sacerdotes y en su máximo nivel, por los faraones, para mantener el orden general del universo. Luego, con el paso de los años, los conocimientos místicos se fueron difundiendo y fueron perdiendo poder en la creencia.

Por lo general, la magia se utilizaba con fines curativos, conjugando el uso de brebajes medicinales, ya que se pensaba que los espíritus del más allá y los demonios eran capaces de alojarse en los cuerpos de los enfermos y solo la magia los podía despojar.

El uso de la magia permitía mantener el orden establecido, protegiendo principalmente las fronteras de Egipto de posibles agresores, es decir, los sacerdotes usaban la magia para proteger al faraón y los ciudadanos de sus enemigos.

Rituales egipcios de protección

Los rituales egipcios de protección eran los más utilizados por las personas comunes de esa época, ya que se trataba de amuletos que servían para proteger de los malos espíritus y demonios a los niños, mujeres embarazadas y mujeres que recientemente habían dado a luz.

Entre los amuletos más utilizados en los rituales de protección egipcios, se encontraban las dagas de marfil esculpidas con imágenes de grandes deidades, que eran capaces de luchar contra los demonios que se aproximaran hacia quién tuviera el amuleto.

ank ojo de horus egipcio

Entre los amuletos más famosos utilizados durante la época, se encontraban el ojo de Horus y el ojo de Ra, que tenían poderes de sanación, purificación y protección, así como el nudo de Isis y el símbolo del escarabajo, que se asociaban con la fertilidad y la fuerza.