Saltar al contenido
Rituales

Danza de la LLuvia

Desde el antiguo Egipto hasta las tribus indígenas de América, la Danza de la LLuvia está presente en numerosas culturas. Una danza ceremonial en la que se invoca a la lluvia para bendecir las cosechas y que se ha transmitido durante siglos a través de tradiciones orales.

Los aztecas bailaban esta danza en honor a Taloc, señor de las tormentas, al que invocaban con la danza, la música y las ofrendas para promover la lluvia en épocas de sequía y salvar así las cosechas.

Danza de la lluvia Cherokee

Para los indios Cherokee, tribu del suroeste de los Estados Unidos, la danza de la lluvia constituye un baile ritual que se ejecuta para invocar la lluvia y limpiar la tierra de malos espíritus. Este rito suele involucrar a todos los hombres y mujeres de la tribu y suelen llevar un vistoso vestuario, sombreros con plumas, collares de hueso y prendas de llamativos colores con los que realizan movimientos en zig zag que son transmitidos de generación en generación.

bailando la danza de la lluvia

La danza de la lluvia se practicaba sobre todo en el mes de agosto, al ser el mes más cálido y seco del año, la música se interpreta con flautas y tambores y su baile se hace en dos líneas paralelas en las que se colocan los mujeres y los hombres con una separación de un metro.

El baile se inicia levantando el pie derecho, se realiza un movimiento hacia delante y a continuación se pone el pie en el suelo con fuerza. Este movimiento repetitivo es único de esta danza ritual, mientras se realizan estos pasos los bailarines suelen rotar de izquierda a derecha para ir realizando el movimiento en zig zag tan característico de esta danza y que simula el movimiento del viento.

En la actualidad, algunas tribus de indios americanos continúan celebrando esta danza ritual. en el año 1988 en el que hubo una gran sequía el líder espiritual y hombre de medicina Leonard Crow Dog viajó hasta la reserva Rosebud Sioux en Dakota del Sur para realizar el ritual.

Paparuda – Danza de la lluvia en Rumanía

La paparuda es un ritual mágico utilizado para traer lluvias en tiempos de sequía. Cuando el sol quema los campos y se pierde la cosecha, una niña camina por las calles del pueblo, bailando casi eróticamente. La niña está vestida con una falda hecha de hojas amarillas, convirtiéndose en una personificación de la pureza de la Tierra. Camina y baila levantando sus manos hacia el cielo mientras su voz lleva el llamado a la Diosa de la Lluvia.

Paparuda es una antigua divinidad agraria de la mitología rumana, una divinidad de la lluvia fertilizante, reducida en los tiempos modernos a un ritual mágico.

Este ritual todavía está muy vivo hoy en algunas regiones de Rumanía, donde los aspectos mágicos son replicados por el sacerdote del pueblo que ofrece oraciones.